De las ininteligibles etiquetas de las cremas al Cerato

el

productocremaHace muchos años que tengo interés por los remedios y la cosmética natural…Cuando empecé a investigar sobre el tema, internet no estaba tan avanzada como ahora y ni mucho menos teníamos tod@s en casa, por lo que tuve que darle mucho a la experimentación y la imaginación…
Al principio me compré algunos libros pero la mayoría tenían unos ingredientes rarísimos que estuvieron a punto de hacerme desistir, salvo el Dioscórides renovado de Pio Font Quer “Plantas medicinales” que es una obra que, por su ambición y su envergadura, no tiene parangón dentro e incluso fuera de España. Tras más de veinte años de acopio de materiales y de investigaciones exhaustivas, el doctor Pío Font Quer nos ofrece una completísima guía de plantas medicinales, con más de 678 especies reseñadas, en la que atiende no sólo a la descripción, amplia e inteligible, de dichas plantas sino también a su identificación fehaciente y satisfactoria. Siendo estos los mayores logros del libro, no lo son menos el extenso índice de los nombres vernáculos de las plantas medicinales, su composición química, sus virtudes terapéuticas, su modo de empleo y un repaso de los estudios sobre cada especie desde los tiempos del médico griego Dioscórides (siglo I)…
Fue curioso porque me aparecían medidas tales como, macerar durante una novenaria, medidas como onzas…Pero lo cierto es que me daba bastante más confianza que muchas de las cosas que leía por ahí, porque recetas en internet hay para todo, pero luego hay que ponerse ha hacerlo y que sea verdad lo que cuentan, esto no te lo enseña más que la experiencia ;).
Lo que más me intrigaba era encontrar una base para hacer una crema, en la que la textura, el olor, su estabilidad frente al frío, al calor, me convencieran que además fuera sencilla, duradera y lo más natural posible y que contuviera productos del Mediterráneo para cultivar o conocer de primera mano los ingredientes…
Y al final resultó como casi siempre que lo más sencillo es lo que mejor funciona…un cerato que es una mezcla de cera y aceites. Pero mi preocupación era la conservación, en una gran parte de las recetas que leía hacían referencia al enranciamiento de la crema y la necesidad de añadirle químicos (en una gran medida procedentes del petróleo), mientras yo seguía haciendo cremas para mí…
Y esta es mi conclusión, he tenido cremas elaboradas durante 5 años y ninguna se me ha enranciado, salvo aquellas a las que añadí agua o productos frescos como el aloe porque se oxidan…Mis cremas han viajado conmigo a lo largo del Mediterráneo, expuestas a temperaturas de -15 grados (en Girona), hasta 40 grados en Valencia y Almería, han ido en maletas, metidas en bolsos…nada, como el primer día…Además hace poco descubrí que los propios aceites esenciales que les añado (sobretodo lavanda) de por sí son antisépticos en su gran mayoría, con lo que ya tengo mi conservante natural.
Con los años he llegado a dudar de muchas cosas, de las industrias químicas de las que más y ya no sé si realmente necesitamos que todo lleve tanto potingue o sólo nos lo hacen creer.
Yo soy de las personas que se leen los ingredientes de las cosas que consume y me sorprende la cantidad de cosas que les ponen a las cremas y que no hay quien entienda además.
Así que os dejo una comparativa de lo que lleva una crema de manos de aceite de oliva de marca conocida (que por supuesto no se ve el nombre) y lo que yo le pongo a la mía.

Selección_153

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s