La verdulería, la pescadería, la carnicería y el horno.

el

Hola.
Hoy voy ha hablar de una gente muy especial que conozco en el pueblo….Las personas de mis tiendas.
Tengo gran apego a las personas que abren o mantienen un negocio en los pueblos tal y como están las cosas y con la competencia tan salvage que les hacen las multinacionales y aún más que mis padres tuvieron tienda durante muchisimos años y como a muchos se los comió una multinacional.
Por circunstancias de la vida acompaño a mi madre en sus compras todas las semanas y hacemos la “tourné de turno”.
Primero subimos a la verdulería “la huerta valenciana”, la “del Guillermo y la Jenny”. Cada viernes me encuentro con las que fueron mis antiguas vecinas de la Venta. Mis “verduleros preferidos” porque es a los que acudimos por zona :),  Guillermo me cuenta de “la tira de contar” que es única en el mundo, porque los agricultores venden directamente sus productos cultivados de la huerta, frescos y recién cosechados. “La Jenny” me pregunta por mis enredos, me entero que sale a correr, sus niños…Charlamos entre tomates, lechugas, berenjenas…
Después vamos a la carniceria “del Arsenio” ahora ya “del Miguel y la Carolina” que han tomado el relevo a sus padres. Yo no soy de comer carne, pero “charro” con “el Miguel” hablamos del tiempo, de cómo van las cosas, lo difícil que resulta cada día tener un negocio en el pueblo…Pero siempre hay una sonrisa en su cara y alguna broma que siempre nos arranca alguna risa.
Por último vamos a la pescadería “de la Marga”. “La Marga” me cuenta de sus hijos, me guarda pan duro que le llevan para mis bichitos, me regala pescado si tiene sobras para los gatos, siempre te hecha un “puñadico” más a la bolsa, a veces, hablamos de plantas, dolores y remedios, con la Marga “trueco” y siempre coincidimos en que es una lástima que nos hallamos olvidado de lo que es ser un pueblo.
Mi madre compra el pan en “los Gayanes” porque está cerca de su casa, yo no como mucho pan, pero si paso por allí a comprar algo…aún se acuerdan de cuando era pequeña, me sorprendo de lo que crecen sus hijos…Aún me acuerdo cuando estaba el horno de “la tia Lola” y llevaba con mi abuela las tablas de pasteles hechos en casa en pascua.
Así que sólo agradecer y mucho a aquellos y aquellas valientes que aún tienen un negocio en el pueblo que los conozco que me conocen que charramos y nos contamos que te reciben siempre con la calida sonrisa del contacto, la proximidad, el cariño de años de vernos, hablarnos, de crecer juntos/as.
GRACIAS.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s