Desde Carcalín a la Jarra

el

2016-09-15-09-42-50Hace bastantes años tenía un perro grande que se llamaba “gos”, como no me gusta que los animales estén atados, aunque comprendo que en los núcleos urbanos se hace necesario, trataba de buscar horarios y rutas para pasearlo que no fueran transitadas y como me gusta tanto el monte hacía la ruta de Carcalín, no sé las horas que pasé caminando por allí…
Por circunstancias de la vida habían pasado años sin que fuera por allí, lo que suele pasar que “como está ahí…”. Total que ayer confluyeron un montón de cosas y necesitaba despeje y el monte siempre es lo mejor para aclarar ideas…Y aunque ha habido mucha sequía y a veces da pena ir por el monte, como había caido una buena tormenta, pensé que era ideal.
Dejé el coche en la curva “el Cuco” y a patear….
Efectivamente la tierra se había asentado, el aire estaba limpio de la lluvia caida, hacía aire que ayudaba con la subida y tomé el camino que lleva encima del puente natural.

2016-09-15-09-50-29En general los cultivos humanos dan sus frutos en verano (hablando de frutos propiamente dicho y no de cultivo de hoja, flores…), pero en el monte cuando mayor abundancia encontramos es en otoño. La naturaleza se cubre de frutos como el lentisco “Pistacea lentiscus”, las bellotas de los diversos Quercus (de la carrasca “Quercus ilex”, la coscoja “Quercus coccifera”, el quejigo “Quercus faginea”…), las moras “Rubus ulmifolius”, las algarrobas “Ceratonia siliqua”…Las plantas están en pleno esplendor y aunque para muchos la lluvia caida “no sirve pa ná”, para el monte en plena fructificación son muy importantes estas aguas.

Por otro lado le hice una visita a un compañero que hacía tiempo que no veía…Cuando cojes la sendita que te lleva al Puente Natural por arriba, hay un pie (así se llaman a los árboles) muy curioso, porque en el mismo árbol hay dos especies, esto suele pasar entre algunas especies, no es muy habitual, pero se dá y podemos encontrar que el mismo árbol es una Sábina “Juniperus sabina” y un Enebro “Juniperus oxicedrus”. Algún día le hago una foto, pero lo podeis encontar en la sendita a mano izquierda, justo enfrente de unas matas de lavanda “Lavandula latifolia”.
Al bajar al barranco siempre tengo la misma sensación…Protegida. En un mundo tan loko en el que vivimos acosados por el miedo, cuando entro al barranco con sus paredes de caliza, llenas de fresnos “fraxinus hornus”, algarrobos, pinos, muchisimas clases de arbustos, me siento parte de la tierra, parte de la vida, en pleno útero de la vida.
Así que andaba embelesada por lo que me rodeaba y me dije “bueno y que tal si sigo la senda a la jarra”. Que hermosura recorrer el barranco, ver las cabras monteses, admirar como el agua a lo largo de milenios ha ido escavando el barranco, con sus miles agujeros en la caliza, refugio de miles de pájaros, murciélagos…Y seguí caminando hacía los peñones y allí con el aire remolineando mi pelo me tumbé en las rocas, feliz, henchida, contenta de tener tan cerca de casa tanta vida…

seleccion_094

 

 

Hoy de nuevo, no pude evitar volver a Carcalín pero esta vez en lugar de bajar, me puse a subir hasta la playa fosil a buscar caracolas de playa y una de las vistas más hermosas de Buñol.
Yo, no sé lo que tiene el monte, ni siquiera si a todo el mundo le pasa, pero allí entro en paz conmigo misma.

 

2016-09-15-09-57-27

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s