EL/LA ACTIVISTA

el

En varias ocasiones he redactado artículos queriendo generar un entendimiento y acercamiento a las personas que dedicamos buena parte de nuestra vida al activismo en alguna de sus numerosas facetas.
No quiero echarle nada en cara a nadie, es por lo que publico bajo un pseudónimo, no tengo ganas de enfrentamientos y mucho menos a estas alturas “decirles cuatro cosas claras a la cara” a algunas personas que obviamente se las merecen…Hace tiempo que decidí que cuando los proyectos en los que trabajo gratuitamente sólo me provocan quebraderos de cabeza y malos rollos…me piro y cada vez soy más rápida :).

Quiero que este artículo o entrada de post sólo sea una hoja lanzada al viento de otoño.
He dedicado 10 años de mi vida al activismo y lo seguiré haciendo porque soy de ese tipo de “personas ilusas que creen que cambiar el mundo es posible”, pero cada vez lo hago con menos intensidad que no compromiso, porque el activismo me ha reportado muchos disgustos, entre ellos casi perder a mi compañero que ahora mismo es la persona que más me importa y me entiende en este mundo, gastos, e invertir un tiempo que podía haber gastado en solucionar mi vida, en tratar de hacer de lo social algo más humano.

Los proyectos siempre tienen varias fases:
– Primero coincides con personas que piensan como tú, esa preciosa fase en que todos/as somos muy buenos/as, todo el mundo se trata con amabilidad, sonrisitas “stikers” si es virtual. Yo lo llamo la emoción del momento, ese subidazo casi perfecto en que te re-encuentras contigo misma a través de los/las demás. Todo el mundo curra, apoya y surjen ideas generadas y alimentadas por la sinergia.
A los que nos gusta el tema de lo social, esto nos retroalimenta y todo esfuerzo nos parece poco. Metemos horas sin parar de nuestras vidas a veces hasta llegar a la estenuación.
– Segundo: Llega el momento en el que hay que “aterrizar” las ideas y ponerse a concretar. En este momento cuando las cosas se ponen “serias” ya empieza a desaparecer gente, porque su vida no les permite o porque no les apetece. De alguna manera muchas de estas personas permanecen “en la sombra” observando tu trabajo, autojustificando la falta del suyo.
Tu sigues ahí metida, desplegando todas las “armas” que generalmente has aprendido a utilizar “a cabezazos” porque has dedicado un montón de horas de tu vida a aprender…Porque gente, casi todo esta en internet, si tienes voluntad de aprender. Aún así ayudas a cualquiera, por sencilla que sea la respuesta, porque aunque, a veces piensas “coño en un minuto de tu tiempo en internet encontraras toda la info.”…Aún así tu corazoncito activista ayuda a cualquiera que le pide.
Mientras tu sigues con tu trabajo que aunque mucha gente piensa “estás haciendo lo que te da la gana”. Os aseguro que todos los proyectos tienen una parte muy hermosa, pero estar pasando actas, recogiendo enmiendas, redactando textos, contactando, preparando votaciones para que todo el mundo pueda participar….Puede ser un trabajo muy, muy tedioso y nada creativo.
– Tercera: Por fin llega el momento en que a todos nos entran las ganitas de que se nos reconozca, entonces se plantea de la “legalización” del asunto. Llamesé asociación, círculo, cuadrado o rectángulo :).
Toca redactar documentos colaborativos. En este momento en que hay que “arrimar el hombro” en serio aún desaparecen más personas. Yo cálculo que si quedan entre 10 y 15 ya te puedes sentir afortunado/a y por lo general no todos trabajan, podríamos decir que el trabajo suele recaer entre 5 o 6 personas y por lo general son 2 o 3 las que llevan más peso.
Y aquí aparecen los críticos, trolls, revientaprocesos….Que han seguido el proceso de cerca que generalmente no han currado en todo el tiempo, algún aporte por aquí, por allá…Pero ahora quieren figurar y no, no se les ocurre currar, se dedican a criticar a menospreciar, a generar tensión…Lo más normal es que a estas alturas la gente que curra se empiecen a abrir grupos secretos para poder avanzar…Con lo que has de multiplicar tus esfuerzos y tu atención.
La actitud más sana en ese momento es ignorarlos, pero no puedes porque te bloquean todo, con sus votaciones en contra, con sus “esto no es así porque no me da la gana”, ni los puedes obviar, ni te permiten avanzar….Más gente desaperece harta de tensiones.

Así que entre todo este “batiburrillo” de personajes tu andas de culo, actas, asambleas, trolls, votaciones, herramientas, ayuda a personas que entran, el internet echando humo todo el día…Y tu vida esperando.
Más de una vez te planteas mandarlo todo a la mierda y dedicarte a tu vida, porque los activistas comemos, dormimos, pagamos facturas al igual que el resto…Pero sigues ahí en la brecha, con lo que crees, aunque lleves una vida austera, aunque hayas decrecido hasta el inframundo. Por que sí, porque te lo crees…Porque es tu elección. Pues claro que es mi elección pedazo de ceporro porque si no hubiera gente como yo, no cambiaría nada…
NADIE se hace consciente de que para que tu estés ahí currando, estás dejando de lado tu vida, NADIE se hace cargo de que tienes gastos y de que muchos de ellos se derivan de tu activismo, desplazamientos, internet…Así cuando un día te ves en problemas y piensas ignorante de tí que todo el mundo te va a echar una mano, resulta que eres un puto pedigueño, tal cual. Tu autoestima a la baja, tu trabajo no es válido porque tienes que ser digno, porque todo se hace por amor al arte…Pero resulta que el “amor al arte no da de comer”.
Te inventas lo que no está escrito para cubrir tus mínimos gastos, curras en negro de cualquier mierda explotadora, te quitas de todo (ni se lo que es comprarme ropa, ni ir de vacaciones…desde hace más de diez años).
Y luego viene la parte más graciosa del tema, resulta que si sale el tema pasta de por medio, todo el mundo mira para otro lado, no se les ocurre que tú has metido meses de tu vida en ese proyecto, ni que tu trabajo pueda valer dinero, que el tiempo que estás ahí no estás ganando pasta por otro lado…Y más, más gracioso aún si hay pasta de algún tipo, veáse en forma de subvención, ayuda de los diputados o similares, pasta para publicidad…A nadie se le ocurre pensar que tú eres diseñador gráfico o gestor cultural o que te manejas todas las puñeteras herramientas de participación o que enseñas hasta al que no sabe ni copypastear un texto.
Si te ves en algún apuro puntualmente en meses de trabajo y tienes que hacer de “tripas corazón” para pedir ayuda, porque os aseguro que no es plato agradable de comer, o se te ocurren creativas rifas…Te miran con mala cara, ya no hay risitas, ni mimitos, obvian tus mensajes…
¿Y sabeis que es lo que pasa al final de esta historia tan triste? Que los currantes nos piramos y que curiosamente cuando los currantes nos piramos, los proyectos mueren…
Espero que sirva de reflexión.
Un fuerte abrazo activista :).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s